Desde que el lobo, de la mano del Doctor Rodríguez de la Fuente, protagonizara los grandes documentales sobre la fauna ibérica. Premios internacionales colocaban al carnívoro español en posición de competir con los documentales sobre los leones africanos o los osos de Alaska. La gran labor conservacionista del Doctor Rodríguez de la Fuente ayudó sin ninguna duda a que la visión popular del lobo diera un giro de 180 grados hacia su protección.

Historia de Paca y Tola. Una historia de ternura y de esperanza.

Paca y Tola se hicieron famosas al quedarse huérfanas en 1989, cuando un cazador furtivo mató a su madre en Tineo (Asturias). Las dos oseznas fueron depositadas en el monasterio de Obona y entregadas a agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona). Fue el comienzo de su vida en cautividad llena de cuidados humanos, las oseznas parecidas a osos de peluche fueron criadas a biberón despertando la ternura y el interés del público.

Paca y Tola pasaron a ser custodiadas por el Principado de Asturias, y luego por el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) en sus instalaciones de Llanes. Como en Asturias no existía un cercado adecuado para las osas, esta fueron trasladadas de Llanes a Vic (Cataluña) posteriormente a El Hosquillo (Cuenca).

Finalmente en 1996, las osas regresaron a Asturias, su tierra natal. Fueron trasladadas al cercado del Monte Fernanchín situado en el límite de los concejos de Santo Adriano y Proaza. Una doble valla electrificada protege su territorio, en el cual disponen de espacios para comer, bañarse y trepar por las rocas en semilibertad.

Se puede ver a las osas a las doce del mediodía cuando bajan de la zona alta del monte a comer, salvo en periodo de hibernación (desde últimos de noviembre hasta primeros de marzo) en el cual permanecen en estado de letargo invernal en el interior de sus oseras. Aunque puedan salir ocasionalmente para dar un pequeño paseo las probabilidades de verlas en el periodo de hibernación son mínimas.

Paralelamente a la historia de Paca y Tola se ha desarrollado la Senda del Oso.

En el año 2004, un desprendimiento rompió el cercado y las osas fueron trasladadas temporalmente al parque de Cabárceno (Cantabria).

La Fundación Oso de Asturias (FOA) puso en marcha un proyecto de crías en cautividad. Se construyó un nuevo cercado en Santo Adriano, al que trasladaron a Paca y Tola en el año 2008. Desde Cabárceno llego Furaco, un oso pardo macho con el fin de procrear con las osas.

El año 2009 pasará a la historia por ser el de la monta de Tola. Después de un largo cortejo y varios intentos frustrados, Furaco ha conseguido copular con la osa Tola, este hecho ha sido noticia desatando la euforia colectiva. Falta saber si Tola está preñada, y si Paca también entrará en celo.

No sabremos si las osas tendrán crías hasta la primavera del 2010 (tras el periodo de hibernación), si alguna de las osas estuviese preñada el parto se produciría en el interior de la osera donde hibernaran.

Al morir su madre, Paca y Tola se convirtieron en el símbolo de supervivencia contra el furtivismo despertando el interés del público y de los medios de comunicación.

Una historia de ternura y de esperanza.

M.A. Lobo Astur

5 comentarios:

Hola Lobo Astur, me encantó tu blog, adoro los animales y, al ver estos preciosos osos no pude resistirme a ver tu blog. Tienes cosas muy interesantes, cosas tristes pero sorprendentes, te felicito :-D

Yo también escribo sobre animales, te dejo aquí mi blog...

http://elbalcondejaime.blogspot.com

es de trucos blogger, ayuda blogger, descargas, perros, gatos, agapornis (inseparables), ninfas, canarios, plantas, cocina y recetas y algunas cosillas más.

Haber que te parece ^_^ Saludines!

Io dijo...

Una historia conmovedora y triste. Ya había oído hablar de ella.

Triste porque sigo sin comprender que una persona disfrute matando a un animal por deporte. Conozco a cazadores, algunos son buenas personas, y siempre me provocan el mismo conflicto. ¿Cómo es posible? ¿Qué satisfacción se puede hallar en malherir o, en el mejor de los casos para el oso, matar fulminantemente a un animal que no supone una amenaza, que no está dispuesto a matarte, que no es necesario para alimentarse, que está ahí quieto como una diana en mitad un prado? ¿Qué mérito tiene semejante asesinato?

También es triste el hecho de que los animales salvajes tengan nombre o que tenga que existir un Seprona. Es una clara prueba de la exterminación a la que los estamos sometiendo.

Lo conmovedor de la historia, lo tranquilizador, es saber de la existencia de personas que luchan por la recuperación de nuestras víctimas. La gente del Monasterio (qué gozada! desde el año 781!!! increible!), los agentes del Seprona, los veterinarios y cuidadores, los visitantes que admiran su hábitat con un espíritu sano lleno de vida, los blogueros que lo comparten con nosotros.

Creo que he estado en casi toda España, menos en tu tierra. No puedo morirme sin conocerla. Los parajes que mencionas son una maravilla. Mis padres si visitaban Asturias con frecuencia, la tierra mágica.

Felicidades por tu tierra y por tu manera de ser.

Gracias por compartir esto.

Un beso.

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Hola,me parece vergonzoso que pintéis un maltrato animal,como están sufriendo los osos en el cercado de Santo Adriano,como una historia bonita.Esas osas,nadie mira por ellas,hay varias denuncias por maltrato animal y por supuesto NO recomiendo las visitas a dicho cercado,es lamentable como están,dejo un video donde se ve la REALIDAD de como están https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=sdmkezHuD1Y&noredirect=1

Chema Díaz dijo...

Paca y Tola, como la mayoría de osos que acabaron por un lado y otro en cautiverio (Petra y Perico, por ejemplo y ahora Molinera o Molina)proceden de los montes de Cangas del Narcea y del Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, no de Tineo como indica este artículo ni de Somiedo como dicen muchos otros. Ya se que los osos no tienen domicilio, pero precisamente, por venir Paca y Tola de la época del furtivismo, hasta hoy, donde la mayoría de la población local ve con buenos ojos al oso, es justo tener un reconocimiento tanto con el buen estado de conservación de estos montes como con el buen hacer de la población local y reconocer las cosas. Saludos. Chema.

 
 
 
 
Copyright © Lobo Astur