Desde que el lobo, de la mano del Doctor Rodríguez de la Fuente, protagonizara los grandes documentales sobre la fauna ibérica. Premios internacionales colocaban al carnívoro español en posición de competir con los documentales sobre los leones africanos o los osos de Alaska. La gran labor conservacionista del Doctor Rodríguez de la Fuente ayudó sin ninguna duda a que la visión popular del lobo diera un giro de 180 grados hacia su protección.

Laika. El primer ser vivo que viajó al Espacio

10


M.A. Lobo Astur
El 3 de noviembre de 1957 la perra Laika fue el primer ser vivo que viajó al Espacio. Fue enviada por la Unión Soviética a bordo del Sputnick 2, cuando tan solo había pasado un mes del lanzamiento del Sputnick 1.
Como el éxito del Sputnick 1 había sido considerable, los soviéticos querían dar un paso más e impresionar a los americanos enviando un ser vivo al espacio. Nikita Khrouchtchev impuso el lanzamiento del Sputnick 2 antes del 7 de noviembre, fecha en la que se conmemoraba el 40º aniversario de la revolución bolchevique. Efectivamente el Sputnick 2 estuvo listo en tan solo cuatro semanas.
Aunque la URSS dijo que Laika volvería a la Tierra en la cápsula del Sputnick 2 y después en paracaídas, esto no fue cierto, desde el principio los científicos sabían que no podrían recuperar a Laika, desconocían como retornar la cápsula a la Tierra. Laika emprendería un viaje sin retorno.
Laika era una perrita que deambulaba por las calles de Moscú, tenía unos 3 años y pesaba unos 6 kg, fue escogida por su calma y docilidad. Laika no fue la única perra capturada de las calles, había otras dos perras Albina y Muchka que fueron utilizadas en otros proyectos.
¿Por qué escogieron solo perras? Por una razón muy práctica: una perra no necesita levantar la pata para orinar, además necesita menos espacio que un macho en una cabina.

El Sputnick 2 se parecía mucho al Sputnick 1 pero además tenía una cabina presurizada especialmente construida para Laika. La cápsula tenía un equipo autónomo que producía oxigeno y alimentaba a Laika. Numerosos aparatos controlaban la temperatura, la presión de la cabina, la presión sanguínea y el ritmo cardiaco de Laika durante el vuelo.
Como la cápsula presurizada del Sputnick medía tan solo 80 cm de largo, Laika fue adiestrada y entrenada para permanecer en un habitáculo estrecho, confinándola durante días en jaulas cada vez más pequeñas. La perra fue introducida en una centrifugadora para simular la aceleración del lanzamiento, igualmente en maquinas ruidosas que imitaban los ruidos y las vibraciones en el interior de un cohete. Tuvo que acostumbrarse a comer un gel nutritivo, que era la única alimentación posible en el Espacio.
Laika se adaptó a vestir un traje de astronauta para perros, el cual le impedía moverse, la parte posterior del traje tenía un “depósito” de goma que servía para recoger la orina y los excrementos. Laika fue instalada en la cápsula del Sputnick 2, el 31 de octubre de 1957, pero el lanzamiento no tuvo lugar hasta el 3 de noviembre.
Durante el despegue del cohete, el ruido ensordecedor y las vibraciones extremas,aumentaron el ritmo cardiaco de Laika considerablemente, y esta empezó a jadear fuertemente. Así la pobre Laika sola, desamparada y estresada, pataleaba mientras su ritmo cardiaco llegó a alcanzar las 240 pulsaciones por minuto. Una vez alcanzada la ingravidez, tardó 3 horas en recuperar su ritmo cardiaco normal.
Podemos imaginar el enorme estrés y pánico que sufrió.
Después de la puesta en órbita, el satélite no se separó de sus reactores como estaba previsto, lo que acarreo graves problemas de regulación

térmica. Tras cuatro horas de vuelo, los científicos constataron que la temperatura interior de la cabina era de 41º, para colmo la cápsula no estaba protegida contra los rayos solares, lo que incrementó aún más el calor en su interior.
Laika no dio ninguna señal de vida después de cinco horas. Murió antes de que sus reservas de oxigeno se hubiesen agotado. Todo parece indicar que falleció después de entrar en coma y de sufrir lo indecible por exceso de calor y deshidratación.
La versión oficial fue que Laika había muerto al ingerir comida envenenada con el fin de que no sufriera al volver a la atmosfera. Una excusa para calmar la opinión pública que estaba indignada desde que se había anunciado el lanzamiento del Sputnick 2 con Laika a bordo, los medios de comunicación de la época habían difundido que Laika tendría oxigeno y comida solo para diez días, y el público se indigno al descubrir que la perra astronauta no volvería a la Tierra. Fue el principio de una toma de conciencia y de manifestaciones a favor del respeto de los animales en experimentos científicos.
No fue hasta 1998 cuando el responsable de la misión Oleg Gazenko se disculpó por la muerte de Laika. En el 2002, en Houston durante el “World Space Congress”, la verdad salió a la luz cuando un científico ruso reveló que las altas temperaturas y el pánico causaron la muerte de Laika.
El Sputnick 2 se desintegró en la atmosfera cinco meses más ta rde de su lanzamiento, el 14 de abril de 1958, cayendo sobre las Antillas. En su interior Laika llevaba muerta cinco meses.
Esta es la triste historia de Laika, sacrificada en nombre de la ciencia, de la humanidad y por la Conquista del Espacio.
Laika no fue la única en viajar al Espacio. Entre 1957 y 1966 se realizaron unos trece vuelos, durante los cuales murieron cinco perros.

11 comentarios:

Io dijo...

Y todo esto para asistir a un duelo entre la Unión Soviética y Estados Unidos para ver quién la tiene más larga (con perdón).

El grupo Mecano compuso una canción homenaje a Laika que me pareció una maravilla, aunque me hacía llorar.

A veces me pregunto para qué necesitamos que exista Dios, si ya nos encargamos nosotros de disponer de la vida y de la muerte a nuestro antojo.

Los experimentos con animales son tal vez el lado más oscuro de la relación entre humanos y animales. No niego que, aplicados al campo de la medicina, hayan podido salvar muchas vidas, pero al día de hoy creo que contamos con suficientes avances en el campo de la genética como para desecharlos definitivamente.

Gracias por compartir la historia de la inolvidable Laika.

Un beso.

Laika, muy interesante la historia no la conocía. Y me ha gustado mucho. Un lujo conocer tu blog. Pasare de seguido por tu página, me gusta bastante. Saludos.

Emma dijo...

Hola Lobo!
Me ha entristecido mucho la historia de Laika, no conocía algunos detalles que explicas...
Y lo más triste de todo es que tendemos a olvidar...
Un abrazo ;)

Io dijo...

Esto me pasa por no atreverme a decir lo que pienso desde un principio, que luego me paso todo el domingo reconcomiéndome por no haberme quedado a gusto.

Me refiero al campo de los experimentos orientados a la medicina, pero es que sé que voy a escandalizar a más de uno.

Porque siempre he pensado que se deberían realizar con personas, y no con animales. Quiero decir, que si hay personas que se la juegan escalando el Himalaya, con vuelos acrobáticos o pilotando un Fórmula 1, seguro que siempre ha habido voluntarios dispuestos a someterse a la experimentación.

Dejando a un lado la ventaja que supondría en cuanto a la fiabilidad y rapidez de resultados, el sufrimiento siempre es sufrimiento, y es igual de intenso para un hombre que para un mono, con la diferencia de que el hombre sabe lo que le están haciendo y por qué, y el animal no entiende nada, se aterroriza y sufre el triple.

Lo siento si estoy hiriendo sensibilidades, supongo que es un punto de vista muy radical, pero si yo no tuviese a nadie en este mundo, si pensase que mi vida es un asco, si me diese igual estar viva que muerta tal vez aceptaría voluntariamente someterme a experimentos que fuesen beneficiosos para mis semejantes, y supongo que siempre habrá gente en circunstancias similares.

De hecho existen voluntarios para probar el efecto de medicinas en experimentación.

Creo que sería lo más justo. Si los grandes beneficiados vamos a ser nosotros, seamos nosotros los que pasemos el calvario en vez de dar una muestra más de la esclavitud a la que sometemos a los animales.

Un beso.

Emma dijo...

lo, si te sirve de algo, estoy contigo al cien por cien ;) Un besito.

Io dijo...

Me sirve, y mucho!

Gracias, guapa!

Un besazo!

Io dijo...

Hola!

Os dejo el enlace de la canción que le dedicó Mecano

http://www.goear.com/listen/2d31cbb/Laika-Mecano

Os aviso que yo siempre que la escucho echo una lagrimita.

Un besazo.

Emma dijo...

Gracias lo ^^

Andrea Rivas dijo...

Laika la heroína del espacio...
Que triste historia, desconocía información aquí suministrada, ya que en los libros de estudios todo se lo dejan a la mitad y no cuentan las cosas como son realmente.
Pobre perrita, todos los sufrimientos que tuvo que pasar, solo por un “vamos a ver quien puede más”. Es que de imagínense le suceda esto a uno, que somos seres pensantes, pasar por todo eso desconcerta, vuelve loco o mataría a cualquiera.
Lo, también escuché la canción muy linda y sentida. Me gusta mucho Mecano.

Cristian dijo...

Creo que esta perra a quedado en la historia de la humanidad o de los seres vivos y ha dado su vida para contribuir con un avance en la ciencia. Desgraciadamente le toco la peor parte. Pero hoy en dia es bueno saber que al comprar pasajes a rio de janeiro puedo llevar a mis mascotas sin problema

Pobre Laika no se lo merecia

 
 
 
 
Copyright © Lobo Astur