Desde que el lobo, de la mano del Doctor Rodríguez de la Fuente, protagonizara los grandes documentales sobre la fauna ibérica. Premios internacionales colocaban al carnívoro español en posición de competir con los documentales sobre los leones africanos o los osos de Alaska. La gran labor conservacionista del Doctor Rodríguez de la Fuente ayudó sin ninguna duda a que la visión popular del lobo diera un giro de 180 grados hacia su protección.

Gülas y el Osezno



Cemal Gülas de nacionalidad turca, es fotógrafo de la naturaleza y fue guía de montaña durante 15 años, vivió con los indios Dakota y fue el primer hombre turco en viajar al Polo Norte en el año 2001.
En junio de 2007 este aventurero apasionado y defensor de la naturaleza ejerció de “madre” de un osezno.
Una osa fue abatida por unos cazadores en los bosques de Rize (noroeste de Turquía), dejando un osezno huérfano de tres meses. El osezno iba a ser adiestrado como oso bailarín en un circo. Gülas que vive en una cabaña muy cerca del lugar donde encontraron a “Datvi” decide cambiar el destino del osezno. Obtiene el permiso de las autoridades turcas y adopta a “Datvi” durante un tiempo. Lo cría en su hábitat natural preparándolo para su futura vida adulta en la naturaleza. Le alimenta con biberón. Pasan juntos la mayor parte del día, buscan hierbas, trepan por los arboles, pescan y duermen juntos la siesta. Cuando llega la noche, Datvi regresa al bosque para dormir y no perder el contacto con la vida salvaje.
¡Gracias a la ternura y dedicación de Gülas, Hoy Datvi puede seguir disfrutando de su libertad en el bosque!

4 comentarios:

Io dijo...

¡Qué maravilla, Lobo Astur!

Noto que me falta vocabulario para expresar las emociones que me provocan tus entradas. Te juro que se me han saltado las lágrimas.

Cemal Gülas ha hecho algo grande, muy grande. Ha conseguido invertir radicalmente el destino de Datvi. De tener una miserable vida de sufrimiento como oso bailarín a poder desarrollarse en su medio natural, con la ayuda de un padre adoptivo que ha sabido ejercer con maestría las funciones de su madre asesinada.

De vivir junto a un hombre que le destrozaría a vivir junto a un hombre que le cuida y le ama. Qué diferentes podemos llegar a ser. Humanos todos, y con sentimientos e intenciones tan opuestas.

Ojalá se pudiese clonar en serie a Gülas!

Gracias por este delicioso momento. Me dejas con una sonrisa en los labios.

Un besazo.

Emma dijo...

Qué lindo, Lobo!
Hermosa relación hombre-oso y ejemplo de armonía entre los seres vivos y la naturaleza.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo.

Mayo dijo...

Hola, Lobo Astur.

Me parece muy interesante tu trabajo, lo he incluido en los blogs que sigo.

Un fuerte abrazo.

Shikilla dijo...

Cuanto más amamos a los animales más nos humanizamos. La ternura es un patrimonio que no tiene apellidos, crece según la vayamos esparciendo a cualquier ser que vive.

Bella historia, Lobo Astur :)

 
 
 
 
Copyright © Lobo Astur