Desde que el lobo, de la mano del Doctor Rodríguez de la Fuente, protagonizara los grandes documentales sobre la fauna ibérica. Premios internacionales colocaban al carnívoro español en posición de competir con los documentales sobre los leones africanos o los osos de Alaska. La gran labor conservacionista del Doctor Rodríguez de la Fuente ayudó sin ninguna duda a que la visión popular del lobo diera un giro de 180 grados hacia su protección.

LA VERDAD SOBRE LA PANDEMIA “GRIPE PORCINA”


C.H. Lobo Astur jueves, 28 de mayo de 2009
En el mundo, cada año mueren dos millones de personas víctimas de la malaria, que se podría prevenir con un mosquitero. Y las noticias no dicen nada de esto.
En el mundo, cada año mueren dos millones de niños y niñas de diarrea, que se podría curar con un suero oral de 25 céntimos. Y las noticias no dicen nada de esto.
Sarampión, neumonía, enfermedades curables con vacunas baratas, provocan la muerte de diez millones de personas en el mundo cada año. Y las noticias no dicen nada...
Pero hace unos años, cuando apareció la famosa gripe aviar... los informativos mundiales se inundaron de noticias... chorros de tinta, señales de alarma...
¡Una epidemia, la más peligrosa de todas!... ¡Una pandemia!
Sólo se hablaba de la terrorífica enfermedad de los pollos.
Y sin embargo, la gripe aviar sólo provocó la muerte de 250 personas en todo el mundo. 250 muertos durante 10 años, lo que da un promedio de 25 víctimas por año.
La gripe común mata medio millón de personas cada año en el mundo. Medio millón contra 25.
Un momento, un momento. Entonces, ¿por qué se armó tanto escándalo con la gripe de los pollos?
Porque detrás de esos pollos había un "gallo", un gallo de espuela grande.
La farmacéutica multinacional Roche, con su famoso Tamiflú, vendió millones de dosis a los países asiáticos.
Aunque el Tamiflú es de dudosa eficacia, el gobierno británico compró 14 millones de dosis para prevenir a su población.
Con la gripe de los pollos, Roche y Relenza, las dos grandes empresas farmacéuticas que venden los antivirales, obtuvieron miles de millones de dólares de ganancias.
Antes con los pollos y ahora con los cerdos.
Sí, ahora comenzó la sicosis de la gripe porcina. Y todas las noticias del mundo sólo hablan de esto...
Ya no se dice nada de la crisis económica ni de los torturados en Guantánamo...Sólo la gripe porcina, la gripe de los cerdos...
Y yo me pregunto: si detrás de los pollos había un "gallo"... ¿detrás de los cerditos... no habrá un "gran cerdo"?
Miremos lo que dice un ejecutivo de los laboratorios Roche...
ROCHE… A nosotros nos preocupa mucho esta epidemia, tanto dolor... por eso, ponemos a la venta el milagroso Tamiflú.
¿Y a cuánto venden el "milagroso" Tamiflú?
Bueno, veamos... 36 € la cajita.
¿36 € esa cajita de pastillas?
Comprenda, señora, que... los milagros se pagan caros.
Lo que comprendo es que esas empresas sacan buena tajada del dolor ajeno...
La empresa norteamericana Gilead Sciences tiene patentado el Tamiflú. El principal accionista de esta empresa es nada menos que un personaje siniestro, Donald Rumsfeld, secretario de defensa de George Bush, artífice de la guerra contra Irak...
Los accionistas de las farmacéuticas Roche y Relenza están frotándose las manos, están felices por sus ventas nuevamente millonarias con el dudoso Tamiflú.
La verdadera pandemia es el lucro, las enormes ganancias de estos mercenarios de la salud. No negamos las necesarias medidas de precaución que están tomando los países, pero si la gripe porcina es una pandemia tan terrible como anuncian los medios de comunicación. Si a la Organización Mundial de la Salud le preocupa tanto esta enfermedad, ¿por qué no la declara como un problema de salud pública mundial y autoriza la fabricación de medicamentos genéricos para combatirla?
Prescindir de las patentes de Roche y Relenza y distribuir medicamentos genéricos gratuitos a todos los países, especialmente los pobres.
Esa sería la mejor solución.
Sirva esto para reflexionar y si os parece comentar esto, quizás lo convirtamos en una vacuna, para que todos conozcan la realidad de esta pandemia.

6 comentarios:

Io dijo...

Enhorabuena, Lobo Astur!

Magnífica entrada!

Aún recuerdo las imágenes de las masacres de pollos y gallinas, y la pena es que no sea cierto, que no haya una "rebelión en la granja" en la que todos los millones de animales hacinados, torturados y víctimas de una muerte atroz en los mataderos, desarrollen algún mal que los convierta en alimentos nocivos para el hombre.

Tal vez así, la industria alimentaria se replantearía sus "métodos", tal vez así el ser humano se replantearía su dieta, una dieta caprichosa y descerebrada en la que se hace "necesario" el consumo de carne a diario.

Tengo entendido que también hay intereses comerciales, de la sanidad y los laboratorios, en la provocada ausencia de magnesio en todos los cultivos. Así nos hacemos más propensos a la enfermedad. Ahora, hace unos días, he visto publicidad sobre magnesio, a la venta en farmacias. Por aquí te lo quito y por acá te lo vendo. Y mientras, durante todos estos años, consultas médicas y pastillitas a tutiplén.

Es asqueroso vivir en un mundo tan manipulado.

Ojalá que Rumsfeld se gaste todos los beneficios en medicinas!

Un besazo.

pichiri dijo...

Intuia que algo de esto habia tras las exhaustiva información recibida de la Gripe del Cerdo. Se dice que cuando los árboles solo se trataban con azufre sufrian menos enfermedades que ahora que reciben toda clase de productos.
Prometo que he comprobado que en las zonas que actualmente no se labran porque es peligroso llegar con el tractor y por lo tanto no se dá ningun tipo de cuidado a esos árboles, se aprecian las deficiencias de las labores que no se les prodigan, pero están limpios de plagas. ¿No resulta sospechoso este hecho, comprobado por mi y por infinidad de agricultores?

Európides dijo...

Hola Lobo Astur.

Al parecer siempre todo ocurre por alguna razón. Unas veces porque en un laboratorio han cometido un error, otra porque los cambios en la alimentación y pruebas pueden dar unos resultados nefastos. Y otras veces, provocados por multinacionales que te crean la enfermedad y la vacuna o el antídoto para quitar o suavizar los efectos que pueda causar.

Y se valen de todos los medios, sobre todo los de comunicación, que se encargan de sembrar el pánico y de transmitir además el hallazgo de ese antídoto.

Una buena jugada en la cual sólo invierten minimamente para ganar cuantiosas sumas, porque en estos casos, no necesitan ni publicidad, pues sin querer, se la hacen gratis y sólo se cargan a unos cientos de personas, que para ellos estas personas son sólo eso, números...

Se da el caso además que los humanos somos muy alarmistas y caemos en sus trampas, perjudicando a ciertos sectores de la alimentación o llenando nuestras casas de mascarillas o incluso como muchos hay ya, que tienen en sus casas caretas antigas por lo que pueda pasar.

Nunca les interesará que esos medicamentos sean genéricos, porque lo tendrían que dar a su pecio real, o sea, casi regalado.
Y de todas formas una vez pasada la pandemia y hecha las ventas, cuando lo hagan genérico, ya estará erradicado.

Ya pasó con la vacuna de la caries y no la comercializaron por todo lo que se mueve en torno a ella.

Una gran reflexión la que has hecho y de la que en un tanto por ciento muy alto, no te falta razón ni razones para pensar así.

Un abrazo.
Európides

marta dijo...

Efectivamente, nadie habla de las muertes en los campos de refugiados por falta de los más básicos medicamentos, ni de la epidemia de dengue en Argentina ni de las muertes por amebiasis (no estoy segura de si se dice así) ni de tantas otras cosas.
Un saludo.

Pharpe dijo...

Muy bueno el post efectivamente, tienes toda la razón como comenté en mi entrada de ayer todo va en consonancia a intereses creados, cosa que tanto tú como yo vemos perfectamente. Saludos

Anónimo dijo...

No me cabe duda de que habrá intereses creados pero lo único que yo añadiría es que ello no puede servir para relajarnos ante un virus poco conocido en su comportamiento...y por lo demás tenemos que seguir luchando por una sanidad pública de calidad y por nacionalizar los medios de producción farmacéutica. Con laboratorios estatales genéricos al alcance de todos y dispuestos a enviarlos también al tercer mundo...Saludos.

 
 
 
 
Copyright © Lobo Astur